Lucila de María del Perpetuo Socorro Godoy Alcayaga conocida como Gabriela Mistral

Su acción es tan rica, su obra tan admirada que este artículo empezará por el galardón de su carrera en el internacional con la obtención del Premio Nobel de literatura en 1945!

Hay que añadir que se trata de la primera mujer autora en haber sido honrada por la academia y el primer escritor de América Latina, mucho antes que Asturias, Neruda, Marquez, Paz o Llosa.

Nacida en 1889 en el norte de Chile, Lucila de María del Perpetuo Socorro Godoy Alcayaga es una persona que molesta : nacida en una familia muy modesta, trabajando como maestra para mantener a sí misma y a su madre, no vacila, desde muy joven, en escribir en los diarios y en expresar sus ideas.

Sus primeros poemas, que surgen del choque causado por el suicidio de origen desconocido de su primer amor, ya sucitaban polémica durante su entrada en la Escuela de Magisterio a los 17 años. En aquel entonces, sus escritos ya eran criticados por su carácter socialista y pagano. Además,  manifiesta un gran deseo de independencia que choca,varias veces, a la opinión pública.

Joven entonces, atraviesa el continente y publica sus primeras recopilaciones a partir de  los años 1910. Es uno de los primeros autores latinoamericanos en inspirarse de la herencia indígena. Su visión del dolor humano es influenciada por el cristianismo. Sin embargo, en sus escritos se denota un sentido del cosmos que no tiene nada de europeo.

En 1922, México busca revolucionar su sistema educativo. Gabriela Mistral se dirige a ese país para implantar bibliotecas en las escuelas. Publica también su primer poema que le vale un reconocimiento internacional : Desolación.

Recuerdo gestos de criaturas
y son gestos de darme el agua. 
En el Valle del Río Blanco,
en donde nace el Aconcagua, llegué a beber,
salté a beber en el fuete de una cascada
que caía crinada y dura y se rompía yerta y blanca.
Pegué mi boca al hervidero, y me quemaba el agua santa,
y tres días sangró mi boca, de aquel sorbo de aconcagua.

Fragmento del poema Beber, en la recopilación De amor y de Desolación. 

En los años 20 y 30, poetisa reconocida y traducida, hace una estancia en los Estados-Unidos y en Europa. 

Durante sus viajes, multiplica los artículos, se dedica a la diplomacia en la Sociedad de las Naciones y continúa su obra de poetisa.

De vuelta en América Latina, Gabriela Mistral se interesa por las tradiciones indígenas. Desarrolla un nuevo tema, el de la identidad múltiple. Sus poemas se hacen el eco de sus amores fracasados, de sus partos imposibles y vibran de la fuerza telúrica del continente sudamericano.

Estatua de Gabriela Mistral en Viña del Mar

Tres árboles caídos 
quedaron a la orilla del sendero
el leñador los olvidó y conversan,
apretados de amor, como tres ciegos.

El sol de ocaso pone
su sangre viva en los hendidos leños,
¡y se llevan los vientos la fragancia
de su costado abierto!

Uno, torcido, tiende 
su brazo inmenso, y de follaje trémulo,
hacia otro y sus heridas,
como dos ojos son, llenos de ruego

El leñador los olvidó.
La noche vendrá. Estaré con ellos.

Recibiré en mi corazón
sus mansas resinas. Me serán como de fuego.
¡Y mudos y ceñidos,
nos halle el día en un montón de duelo!

Fragmento del poema « Paisajes de Patagonia- Tres árboles », en la recopilación Desolación

La crítica pasa por alto su gran talento por mucho tiempo. Deberá esperar 6 años después de recibir el Premio Nobel para recibir el Premio Nacional de Poesía en Chile.

Así, sus escritos son enseñados en la escuela pero sólo presentan una faceta lisa y políticamente correcta de la poeta.

En 2009, un escándalo estalla con la publicación de su correspondencia apasionada con Doris Dana, su secretaria particular americana quien la acompañó los últimos años de su vida.

Chile abrirá los ojos sobre la vida de esa mujer de origen humilde quien supo conquistar el mundo con una escritura poética, eso es cierto, pero sin tabú.

Fuentes:
France Culture, lectura por Danièle Lebrun, de la Comédie-Française del poema “Beber” : haga clic aquí
France Culture, lectura por Laurent Natrella, de la Comédie-Française del poema  « Paisajes de Patagonia – Tres árboles » : haga clic aquí
Chile excepcion : haga clic aquí
“Gabriela Mistral et le Prix Nobel, ou le revers de la médaille” de Catherine Pergoux-Baeza“  : haga clic aquí

Artículo escrito por Gabrielle de la asociación ThéâViDa, traducido por Cécile y Thierry.

Votre commentaire

Entrez vos coordonnées ci-dessous ou cliquez sur une icône pour vous connecter:

Logo WordPress.com

Vous commentez à l’aide de votre compte WordPress.com. Déconnexion /  Changer )

Photo Google

Vous commentez à l’aide de votre compte Google. Déconnexion /  Changer )

Image Twitter

Vous commentez à l’aide de votre compte Twitter. Déconnexion /  Changer )

Photo Facebook

Vous commentez à l’aide de votre compte Facebook. Déconnexion /  Changer )

Connexion à %s

Créez votre site Web avec WordPress.com
Commencer
%d blogueurs aiment cette page :